Las personas con migraña pueden tardar entre 6 y 7 años en encontrar un diagnóstico adecuado de su enfermedad.1

Son muchas las fases, procesos y retos a los que un paciente se enfrenta desde el momento en que se identifican los primeros síntomas hasta que se encuentra un tratamiento adecuado y específico. Por esta razón, saber como suele ser el itinerario de un paciente y conocer algunas recomendaciones puede ayudarnos en detectar y tratar nuestra migraña lo antes posible.

1. Primeros síntomas de la migraña

Por lo general, aparecen los primeros síntomas en la adolescencia (16-17 años) y se confunden con dolores de cabeza comunes o tensionales.

2. Búsqueda de información y automedicación

Busca información en internet y decide automedicarse porque es lo que ha aprendido en su entorno familiar, sin obtener buenos resultados en la prevención y disminución de la frecuencia de los ataques de migraña empeorando su calidad de vida.

3. Médico de atención primaria

Los síntomas persisten así que visita a su médico de cabecera que, por norma general, decide manejar el problema con un tratamiento agudo con analgésicos. Es muy importante tener un diario de la migraña, donde anotar la información detallada de todos los síntomas para así poder ser derivado al neurólogo y buscar el tratamiento preventivo adecuado si la frecuencia de los ataques no mejora y existe riesgo de cronificación de la enfermedad.

4. El neurólogo especialista en cefaleas

Lo ideal es que te deriven a un médico especialista para encontrar un diagnóstico y un tratamiento adecuado si sientes que la frecuencia de tus ataques e el impacto en tus actividades diarias no han mejorado. Es importante proporcionarle todo el historial de síntomas, visitas y tratamientos previos en tu diario de la migraña.

5. Diagnóstico

Por lo general, pasa un tiempo hasta conocer el diagnóstico (entre 6 y 7 años de promedio). Por eso es importante confiar en un profesional sanitario y hacer un seguimiento de todos los síntomas, porque con el diagnóstico se puede profundizar en la enfermedad y buscar un tratamiento a medida.

6. Tratamiento

Con el diagnóstico llega el tratamiento, que puede variar según el caso, pero lo más habitual es la prescripción de un tratamiento preventivo para manejar la enfermedad y disminuir la frecuencia de los ataques de migraña. Algunos tratamientos preventivos no han sido diseñados para tratar la migraña, pudiendo generar problemas de tolerabilidad y el abandono del tratamiento por los pacientes, aunque se deben seguir las indicaciones del neurólogo. Aun así, si el paciente considera que el tratamiento no está dando resultado, es muy importante consultarlo con el especialista.

7. Seguimiento

Es una de las partes más importantes del itinerario. Tanto paciente como neurólogo deben hacer un correcto seguimiento a la enfermedad para conseguir manejarla y controlarla con buenos resultados, porque si la migraña no está bien controlada existe un riesgo de progresión y cronificación de la enfermedad.

 

Según el Atlas de Migraña en España 2018, un 50% de los encuestados tardó más de 4 años en ser diagnosticado y un 25% más de 9 años. Solo un 25% tuvo la suerte de recibir un diagnóstico adecuado en menos de 2 años.

Lo cierto es que, sin la ayuda de un profesional sanitario especializado, la migraña puede llegar a cronificarse. Por esta razón, si crees que sufres migraña, no dudes en acudir a un especialista en cuanto detectes los primeros síntomas. El neurólogo puede ayudarte a recorrer este trayecto hacia el control y el manejo de tu enfermedad.

Bibliografía

  1. Bibliografía: Garrido Cumbrera M, et al. Impacto y situación de la migraña en España: Atlas 2018. Editorial Universidad de Sevilla; 2018.