Img Articulo un plan de asistencia nacional

La cefalea es un síntoma muy frecuente y habitual. Se estima que el 90% de la población ha tenido dolor de cabeza en algún momento de su vida, algo que acompaña a tantos médicos que muchas veces se convierte en algo relativamente trivial. Por todo ello, la sociedad y el ser humano también lo han banalizado. Pero la migraña no es un dolor de cabeza sin más, sino una enfermedad neurológica compleja.

En la primera valoración asistencial, no se da a la migraña la importancia que requiere

Según el Global Burden of Disease, un estudio que clasifica de forma muy exhaustiva las enfermedades en base a la discapacidad que pueden producir, la migraña es una de las enfermedades más discapacitantes que puede padecer una persona, y no solo por el dolor de cabeza. sino por otras complicaciones clínicas.

Estas complicaciones pueden ser dificultad de concentración, problemas cognitivos, irritabilidad, intolerancia a los sonidos, a la luz o a los olores, etc. Unos síntomas que obligan a los pacientes a estar quietos en la cama, pues no toleran el movimiento ni la más mínima actividad física. Por eso, es de vital importancia escuchar al paciente, conocer su historia clínica y valorar con todos los sentidos todo aquello que cuenta en la consulta.

Es necesaria una formación adecuada en migraña

Por un lado, en los servicios esenciales, como la atención primaria y las urgencias, porque es esencial que los diferentes profesionales de la salud sean capaces de identificar la migraña y medir el impacto que tiene en la vida del paciente para empezar un tratamiento adecuado cuanto antes o derivarlo a un especialista.

Y, por otro lado, es muy importante concienciar a la sociedad de que las personas que padecen migraña tienen una enfermedad neurológica, una patología muy compleja que involucra aspectos genéticos, ambientales, fisiopatológicos y el funcionamiento de muchas estructuras del cerebro. De esta manera, los pacientes podrán recibir la ayuda y el soporte de todo su entorno: familiar, laboral, etc.

Sin embargo, para conseguirlo, es necesaria una inversión adecuada y acorde con el impacto de la migraña por parte del Sistema Nacional de Salud y que, desde una iniciativa política, se haga un plan nacional de asistencia al paciente con migraña.

Todo ello pasa por empezar a hablar de la migraña y visibilizar la enfermedad y sus problemas y discapacidad que provoca en las personas que la padecen. Porque, aunque no exista un tratamiento curativo, sí hay terapias eficaces que pueden mejorar la calidad de vida de los pacientes y reducir el impacto que produce la migraña en su día a día.

Fuente:

  1. Cuestionario German Latorre. Especial migraña. El País. 03 de Septiembre de 2021:20-21.